¿Por qué decimos alma?

 

 

Cuando nos miramos

Y nos reflejamos en la pupila de aquel;

Cuando rememoramos

Cada escondite del ser…

¿Es el miedo al olvido

El que nos hace recordar?

 

Captando cada segundo de respiración,

Y entre aliento y aliento,

Nacer y morir mil veces.

 

 

Anidando en la boca

Del que muere deseante,

Para no perder

Sus palabras en el viento;

 

Clavando su mirada

Muy dentro,

Para llevarla consigo

Hasta el infinito.

 

Yo recuerdo,

Y en él sobrevive

La parte que tú ser

Perdió hace tiempo;

Tú recuerdas,

Y yo vivo en ti,

La parte que mi ser

Perdió no sé que día.

 

Yo con tu pedacito

Sueño;

Tú con mi pedacito

Quisiera que soñases

Algunas veces…

 

¿Qué quiero?,

¿El cielo, la tierra, el mar o el aire? ;

No, son tan grandes

Que mis manos no podrían abrazarlas

Aunque quisieran.

Lo único que deseo

Es aquel que perece y se marchita,

Algo como yo,

Mortal y perecedero…

El pedacito del otro tú.

 

No me pierdas

Entre tantos recuerdos,

Que yo no te perderé

Entre tantos olvidos.

 

Moriré si muero en ti,

Pues mi alma está

En el interior de otro.

Morirás si mueres en mí,

Pues tu alma está

En el interior de otro…

Los pedacitos del otro nosotros.

 

A la reminiscencia del tiempo,

A la historia de nosotros mismos,

A los recuerdos de tierra, mar y aire,

Al sueño del que estamos hechos

¿Por qué decimos alma?

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s