Todo o Nada (Desafiando al destino)

Unas gotas púrpuras en su mejilla,

Una línea carmesí en su camisa,

Cada  lágrima ardiente derramada

No dejan a ninguno, a su paso indiferente.

Cruce de espadas y destellos incandescentes,

Atisbos bajo las cejas fruncidas

Cargadas de acero fundido

Haciendo fintas al destino, ajustando los centímetros

Que marcan la diferencia, el abismo…

–          Eres buena, hija de puta

–          Y cuando soy mala, soy mejor

Cry to me because I can’t

Cry To me (Solomon Burke)

When your baby leaves you all alone

And nobody calls you on the phone

Ah, don’t you feel like crying?

Don’t you feel like crying?

Well here I am my honey

Oh, come on you cry to me.

When you’re all alone in your lonely room

And there’s nothing but the smell of her perfume

Ah don’t you feel like crying

Don’t you feel like crying?

Ah don’t you feel like crying?

Come on, come on cry to me.

Well nothing could be sadder

Than a glass of wine, all alone

Loneliness, loneliness, it’s such a waste of time

Oh-oh yeah

You don’t ever have to walk alone, oh you see

Oh come on, take my hand and baby won’t you walk with me?

Oh ya

When you’re waiting for a voice to come

In the night and there is no one

Ah don’t you feel like crying? (–cry to me–)

Don’t you feel like crying? (–cry to me–)

Ah don’t you feel like a-ca-ca-cra-co-cra-co-cra-cra, (–cry to me–)

Cra-co-cra-co-cra-cra crying? (–cry to me–)

Ah don’t you feel like a-cra-co-cra-co-cra-cra,

Cra-co-cra-co-cra-cra crying?…

Cuando tu nena te deja solo
Y nadie te llama por teléfono
¡Ah, ¿no sientes ganas de llorar?
¿No  sientes ganas de llorar?
Bueno aquí estoy Cariño
¡Oh, vamos! llora por mí.
Cuando estás solo en tu habitación solitaria
Y no hay nada, salvo el olor de su perfume
Ah, ¿no  sientes ganas de llorar?
¿No  sientes ganas de llorar?
Ah, ¿no  sientes ganas de llorar?
¡Vamos, vamos  llora por mí!

Nada puede ser más triste
Que un vaso de vino en soledad
La soledad, la soledad, es una pérdida de tiempo
Oh-oh sí

No tienes porqué caminar sola, ay que ver
Vamos, toma mi mano y nena no quieres caminar conmigo?
Ah ya

Cuando estás esperando oir una voz
En la noche y no hay nadie
Ah, ¿no  sientes ganas de llorar? (- llora por mí -)
No  sientes ganas de llorar? (- llora por mí -)
Ah, ¿no sientes ganas de llorar?, (- llora por mí -)
¿ llorando? (- llora por mí -)
Ah, ¿no  te sientes con ganas de llorar?,
¿ llorando? …

Sobre la complejidad humana (7)

Un viernes por la noche, un grupo de amigos juega a “Nombre, país, animal, comida, color…”  en la versión de pago, que es como el juego de toda la vida más caro y  más sofisticado. Al día siguiente tocaba el parchís: eso de comer una y contar veinte era muy exitante.

Pero era viernes y tocaba “Nombre, país, animal, comida, color…”

– Que empiece por  P, animal de compañía…

– Un pulpo… – se hizo el silencio-.

Al principio todos iban a protestar, pero lo pensaron detenidamente y llegaron a la conclusión unánime de que todos querían un pulpo en su vida…

Por Arminda C. Ferrera

Sobre los miedos

Cualquier cambio, por bueno que sea, cuenta inicialmente con pocos amigos que no comprenden bien los enormes beneficios eventuales y con muchos enemigos que defienden el ‘status quo’

Peter Siege,

en La Quinta Disciplina