Todo o Nada (Desafiando al destino)

Unas gotas púrpuras en su mejilla,

Una línea carmesí en su camisa,

Cada  lágrima ardiente derramada

No dejan a ninguno, a su paso indiferente.

Cruce de espadas y destellos incandescentes,

Atisbos bajo las cejas fruncidas

Cargadas de acero fundido

Haciendo fintas al destino, ajustando los centímetros

Que marcan la diferencia, el abismo…

–          Eres buena, hija de puta

–          Y cuando soy mala, soy mejor