La fina diferencia entre la valentía y la estupidez

–  No desnudo el acero salvo para matar; ni por diversión, ni por entretenimiento, ni para demostrar nada a nadie – dijo Amandill  mientras desafiaba con la  mirada al que llamaban el Inquebrantable, su General.

–  ¿Tienes algún tipo de reparo con luchar con las manos desnudas? – repuso con sorna, pero  algo contrariado, pues nadie había osado a negarse a cruzar la espada con él, a no ser por miedo.

–  En absoluto, una paliza se la lleva cualquiera (y tú vas a morder el polvo)

Daynthayrath tenía dos cosas claras: no le caía bien pero nadie podía decir que no tuviera unos cojones de acero.

Amandill Grull a Daynthayrath Ryll

(Historias de Nohm)

Anuncios

4 comentarios en “La fina diferencia entre la valentía y la estupidez

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. – Nunca terminó de agradarme ese bancal de violetas – Kylerath suspiró, observando con sus ojos bicolores el devastado arriate. – Parece ser que el Caballero Amandill Grull es tan hábil con sus puños, como con su la lengua – anadió con imperceptibles modos.

    – ¿Azucenas, tal vez? – sugirió con una sonrisa inocente en sus dulces labios, Umciell. – Quizás tu honorable y venerado padre haya encontrado, por fin, la horma de su zapato – apostilló con inapreciables cambios de expresión.

    Kylerath Ryll Luorell y Umciell Ryll, constatando los redaños de Amandill Grull y la inquebrantabilidad de Daynthayrath Ryll.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s