La historia de una mirada

Esa mirada persistía en mi recuerdo, reaparecía en el rostro de los extraños convirtiéndolos en familiares; y  aún con los ojos abiertos, ya lúcida, la veía intuida en cualquier rostro…  como cuando uno mira directamente al sol y su imagen perdura aún con los ojos cerrados, mucho tiempo después de que este haya desaparecido tras el horizonte.

Sombras en la niebla

De lo que le dijo un Señor de renombre a un cretino (II) (Diálogos Cruzados)

–         Es usted tan, tan… horrendo

–         Ajá! cierto

–         Lo que yo decía… horripilante

–         ¿Y nada más que añadir a mi triste figura?

Poca imaginación le brindaron las musas. Decir que soy horripilante es como decir que usted es de inteligencia retraída; algo evidente.

Si en su ánimo quería idear un desaire hay un amplio muestrario aquí delante.  Empezando por la cara: ¿Ya estamos en el día de difuntos? ¿De qué muerto es la máscara? Las orejas: Nunca ha de pasar calor ya que puede pasar el día abanicándose; La nariz: un descomunal trampolín para los mocos; La espalda: Está siempre preparado por que el atillo a cuestas lleva incorporado; los pies: Andando llega quince minutos antes; La talla: ¡Increíble, este gnomo de jardín habla! Parturiento: No te alumbraron, te apagaron. Descriptivo: contrahecho, deforme… un aborto; Expositivo: es un claro ejemplo de cruce entre chimpancé y cerdo, chimpancerdo. Escatológico: No naciste, te cagaron al momento. Práctico: Un reposapiés perfecto. Sorpresivo: ¡ay qué mono! cobra nuevo sentido; Gracioso: Nunca pedirá al barbero que le recorte las patillas; Curioso: ¿Y no os duele estar de esa guisa? Pedante: ¿no os cansáis de mirar siempre al suelo y que las damas rocen vuestra chepa para así tener suerte? Planetario: hacia usted todos los insultos convergen por fuerza de gravedad. Y así en adelante, podría usted encadenar agravios, si los dioses le hubieran dado más ingenio y menos petulancia.

Por Thallayn Luorell

Historias de Nohm

Réplica a este texto:  Sobre los señores feos de vacíos tinteros Por Kiram

Contra replica: Sobre bardos, bufones y damas airadas (Diálogos cruzados)

Otros post relacionados:

De lo que le dijo un Señor de renombre a un cretino