Excusas artísticas

De largo pasó su silencioso piececito,

Sobre la olvidada y pálida hoja

que lleva su nombre escrito.

¿Inmersa en una triste paradoja

Se le ajó la prosa en el tintero?

Qué ocurrió, sea sincero.

¿Se le atragantó la lira, el soneto,

la esquirla de un verso descompuesto?

¿O es que ya no quiere ningún trato

Con esta mortal de carne y hueso?

Al otro lado del Espejo

Alicia al filo del bordillo de la acera miraba al asfalto negro, oscuro como un profundo e inmenso agujero.

Escudriñaba el río petroquímico que, en un alarde de originalidad, se había fundido ante sus ojos y transformado en un burbujeante fluido aceitoso y exultante, que pareciera saludarla con alegres explosiones y gases venenosos. Debía cruzar al otro lado…

Alicia poseía una fecunda imaginación, una imaginación voraz, terrorífica en ocasiones, que le brindaba toda una gama de diversiones; ideal para crear aventuras y peligros detrás de cada esquina ocultos en la cotidianidad: el pasillo de su casa era un pasadizo lleno de trampas idéntico al que tuviera que atravesar Indiana Jones en el Templo Maldito, las alfombras en monstruos que intentaban atraparla, las paredes en ralladores de queso asesinos que acechaban a los incautos…

El país de las Pesadillas que se Cumplen era un parque de atracciones donde a veces era la reina de corazones, otras el Sombrero Loco.

Debía cruzar al otro lado… y la acera se convirtió en una cuerda de equilibrista donde al fondo no le esperaba la red sino el vacío. El conejo blanco fiel y estúpido compañero, sacudía su reloj y brincaba llevado por la histeria sobre el cable…

¿Por qué era una pirata con patas de palo? ¿una muñequita de porcelana inarticulada? ¿qué juego era ese? ¿cuál era su finalidad? ¿Reír? ¿Llorar?… odiaba que le gustara tanto llevar las situaciones al límite, al extremo, donde era todo o nada, vida o muerte, alegría o desesperación. Un mundo de contrapuestos absolutos, distorsionado y moldeado a la medida de sus miedos.

Esa era su realidad, su mundo del que quisiera despertar, atravesar el espejo y descubrir que “El País de las Pesadillas que se Cumplen” había quedado atrás para siempre, y que el asfalto era asfalto… y que las alfombras pedazos de tela inerte…

Alicia quería cruzar al otro lado… pero no sabía cómo.

POST RELACIONADOS: ALICIA EN EL PAÍS DE LAS PESADILLAS QUE SE CUMPLEN

It’s so quiet

It`s so quiet – Bjork

Shhhh

It’s, oh, so quiet

It’s, oh, so still

You’re all alone

And so peaceful until…

You fall in love

Zing boom

The sky up above

Zing boom

Is caving in

Wow bam

You’ve never been so nuts about a guy

You wanna laugh you wanna cry

You cross your heart and hope to die

‘Til it’s over and then

Shhh, Shhh

It’s nice and quiet

Shhh, Shhh

But soon again

Shhh, Shhh

Starts another big riot

You blow a fuse, zing boom

The devil cuts loose, zing boom

So what’s the use, wow bam

Of falling in love

It’s, oh, so quiet

It’s, oh, so still

You’re all alone

And so peaceful until…

You ring the bell, bim bam

You shout and you yell, hi ho ho

You broke the spell

Gee, this is swell you almost have a fit

This guy is “gorge” and I got hit

There’s no mistake this is it

‘Til it’s over and then

It’s nice and quiet

Shhh, Shhh

But soon again

Shhh, Shhh

Starts another big riot

You blow a fuse

Zing boom

The devil cuts loose

Zing boom

What’s the use

Wow bam

Of falling in love

The sky caves in

The devil cuts loose

You blow blow blow blow blow your fuse

When you’ve fallen in love

Ssshhhhhh…

Shhhh

Está, oh, tan tranquilo

hay, oh, tanta quietud

Estás solo Y tan tranquilo hasta que …

Te enamoras Zing boom

El cielo por encima Zing boom

Se está derrumbando Wow bam

Nunca has estado tan loco por un tipo

Quieres reír, quieres llorar

Te atraviesa el corazón y crees morir

Hasta que acaba y luego Shhh, shhh

Es agradable y tranquilo Shhh, shhh

Pero pronto de nuevo Shhh, shhh

Se inicia otro gran alboroto

Te quemass un fusible, zing boom

Los recortes diablo suelto, boom zing

¿Cuál es la utilidad, wow bam

De enamorarse?

Está, oh, tan tranquilo

hay, oh, tanta quietud

Estás solo Y tan tranquilo hasta que …

Tocan las campanas, bim bam

Gritas y gritas, hi jo jo

Se rompió el encanto

Vaya, esto es tan estupendo que casi tienes un ataque

Este tipo esta “cañón” y me impactó

No hay error eso es todo,

Hasta que se acaba y luego

Es agradable y tranquilo Shhh, shhh

Pero pronto de nuevo Shhh, shhh

Se inicia otro gran alboroto

Te fundes los fusibles, zing boom

Los recortes diablo suelto, boom zing

¿Cuál es la utilidad, wow bam

De enamorarse?

El cielo se derrumba encima

Los recortes diablo suelto

te fundes, fundes, fundes los plomos

Cuando te has enamorado

Sobre la vida y la muerte

Era un fantasma que caminaba por la calle como un transeúnte más.

Tan sólida era su figura que creyó que si cruzaba la carretera hasta la acera de enfrente por donde transitaba podría estirar la mano y rozar su piel, y que el tacto le devolviera el calor y la presión sanguínea bajo ella.

Escarmentado de anteriores visiones en la que el espíritu o la ilusión del alma le acompañaba como un amigo silencioso y discreto, optó por ser un mero espectador de la aparición sobrenatural.

Un ánima que desconocía que hacía tiempo había dejado de respirar, de que el rítmico retumbar en su pecho ingrávido no era del corazón… que había perdido en su memoria los rostros, los nombres, que su cuerpo había desparecido convirtiéndose en efimeria.

Tanta era la firmeza de su convicción de que aún caminaba entre los vivos que se llegó a chocar contra un viandante y le pidió disculpas… a lo cual dicho individuo le contestó cortésmente que no había sido nada, para continuar luego con su camino. Y compró el periódico con una sonrisa pintada en su boca, y recogió una pelota que a un niño se le había caído, y preguntó a una persona que esperaba en la parada del transporte público si había pasado el autobús y se pusieron a criticar sobre la puntualidad y la calidad del servicio.

Era tan real, tan real, que empezó a plantearse que a lo mejor el difunto era él y había pasado por alto el nimio y pequeño detalle de su muerte.