Manual de acción para pensamientos recurrentes

– Si los pensamientos son al mismo tiempo potencia y acción, me esfuerzo en  pensar que no tengo problemas – dijo triunfante el alumno – Y el universo conspira para darme lo que deseo – argumentó -.

– Pero el universo no entiende de negaciones – le dijo el maestro a su discípulo – si le quitas el no a tu razonamiento ¿qué te queda?

– Una mierda – dijo con rabia. Fue entonces, y solo entonces, cuando una paloma hizo lo que hacen todas las palomas, le cagó encima.

– Pide y se te dará

La Bruja

Sweet about me – Gabriella Cilmi

http://www.goear.com/files/sst4/ded4d4c5226c04dacf3a6f0ad5fe709d.mp3

“Nosotras, las mujeres, cuando le buscamos un sentido a nuestra vida, o el camino del conocimiento, siempre nos identificamos con uno de los cuatro arquetipos clásicos.

La Virgen (y no hablo de sexualidad) es aquella mujer cuya búsqueda se da a través de la independencia completa, y todo lo que aprende es fruto de su capacidad para afrontar sola los desafíos.

La mártir descubre en el dolor, en la entrega y en su sufrimiento una manera de conocerse así misma.

La santa encuentra en el amor sin límites, en la capacidad de dar sin pedir nada a cambio, la verdadera razón de su vida.

Finalmente, la Bruja busca el placer completo e ilimitado, justificando así su existencia.”

Por Paulo Coelho

“la Bruja de Portobello”

La mujer que subió a la montaña y bajó cansada

Whirling Dervish – Omar Faruk Tekbilek

[Audio=http://www.goear.com/files/sst4/27c72873df2a2f8acd59ce9774a3bb9c.mp3]

desierto, noche, montaña, sinai

Una joven guerrera se dirigió al desierto para tener una visión. Se dirigió a la Quinta montaña, morada de los dioses e invocó a su creador para que la iluminara. El firmamento recorrió el cielo durante tres noches sin hallar la ansiada inspiración divina, y desesperada clamó al cielo con una oración, alzando la voz en un grito para que llegaran las plegarias, que salían del fondo de su ánima, hasta el mismo cielo:

¡OH gran espíritu de la infinita conciencia!

Rodeada de tu voz se encuentra

Esta guerrera Eterna

Que ha escalado la montaña

De la sabiduría para encontrarte

Y no se encontró sino a si misma.

Pensamientos, mujer, reflexiónGrandes trabajos he hecho

Para retornar a tu gracia, mi señor.

Con la espada y el escudo

He sido tu acicate;

Abatiendo a los que te desafiaban

Y pronunciaban tu nombre en vano

En todo he estado dispuesta,

A ser instrumento tuyo en la tierra.

Quiero que me aceptes

Y volverme a sentir tu hija bien amada

Como la pródiga que soy

A tus dominios, mi señor.

Que debo hacer ¡OH mi gran espíritu!

Para que me acojas de nuevo entre los tuyos…

Tu voz resuena en mis oídos

A través de los oráculos

Que me bendijeron con la demencia,

Agrietando mi armadura de piedra,

Resquebrajado los cimientos

De la fría lógica retórica

A la que me aferraba.

Qué quieres de mí, mi señor,

Despojada de lo que soy,

De mi corazón y de mi mente, solo soy

Y eso te entrego.

Tan absorta en su declamación estaba que no se dio cuenta de que ya no estaba sola. Un hombre de rostro apacible estaba junto a ella. Su atuendo era las de un nómada. Mirando al cielo extrañado, como si su actitud fuera del todo incoherente, pues las respuestas no caerían desde las alturas. Cuando se percató de su presencia lo miró a los ojos, que brillaban a la luz de las estrellas.

nómada, pastor del desiertoBuscas en los lugares equivocados hermana.

Solo oigo de ti quejas y abatimiento.

Luchas contra ti misma ¿no lo entiendes?

La lucha no se dirime

Entre el polvo de la tierra

Que hay bajo los pies,

Son otras arenas y otros adversarios

Los que hay que abatir;

No con el acero ni con el fuego,

No con la fuerza de los músculos,

Sino con la llama que brilla,

Que no destruye sino quema

Y reduce a la misma esencia de las cosas.

Busca y encontrarás,

Si quieres ser aceptada de nuevo,

Acéptate a ti mismo primero;

Ámate y serás amada

Y sabed que eres mi hermana

Y que lavo tus pies con mis lágrimas.

El hombre se dio la vuelta al pronunciar esas palabras a modo de sentencia. Y desapareció tras las rocas. “Todo queda dicho” pensaría.

Abrió los ojos. Había sido un sueño. Se levantó del suelo y se sacudió la tierra de sus ropas. ¿Por qué los espíritus hablaban de forma tan metafórica?

Bajó la montaña apoyada en su cayado con más incertidumbres que certezas.

La percepción del mundo que nos rodea

The Calling (BSO Caótica Ana) – Jocelyn Pook

http://www.goear.com/files/sst4/dadaf845853464dfc64472e8ce044d3a.mp3

Sé que esta entrada se sale un poco de lo habitual de la línea que llevo en el blog. Pero desde que vi el video que a continuación voy a poner, tenía claro que merecía un post. Al fin he dado con él y lo voy a compartir. Seguramente, lo habrán visto…

Las instrucciones son las siguientes:

Contar las veces que se pasan la pelota el equipo blanco. No hagan trampas o si no pierde la gracia.

¿Las contaron? ¿Cuál fue el resultado?

Yo creo que se les pasó algo por alto, miren de nuevo el video… ¿ven algo nuevo?

mirar, mirada, percepción, atención, rostro

Cuando mi hermana me enseñó el vídeo estábamos hablando de la capacidad de las personas para obviar lo que se ha visto, oído o experimentado, discriminándolo y relegándolo al subconsciente. Y dando un paso más allá, como nuestra percepción del mundo selecciona, procesa y elimina la información que no nos interesa. ¿Cuántas cosas hay en el mundo a la vista de nuestros ojos y somos incapaces de apreciarlas, sencillamente porque no se adecua al esquema que tenemos de la realidad?