HAMBRE

NO SÉ SI YA LO HAN HECHO ANTERIORMENTE,

UTILIZAR UN POEMA COMO ARIETE.

PUES NO QUIERO SER SUTIL, NI ALABAR CON EUFEMISMOS Y METAFORAS

TUS OJOS, TU BOCA, TU PERSONALIDAD O INTELIGENCIA,

PORQUE LA VERDAD SEA DICHA:  CUANDO  VEO TU FIGURA O TE IMAGINO,

PIERDO A PERPETUIDAD  LA RACIONALIDAD Y  LA ELOCUENCIA.

Y SE APODERA DE MÍ INSATISFECHO EL INSTINTO ANIMAL,

PUEDE QUE NO RESULTE HERMOSO, PERO SÍ SINCERO

PUES LA REALIDAD ES MUCHO MÁS SIMPLE Y VISCERAL.

Anuncios

Excusas artísticas

De largo pasó su silencioso piececito,

Sobre la olvidada y pálida hoja

que lleva su nombre escrito.

¿Inmersa en una triste paradoja

Se le ajó la prosa en el tintero?

Qué ocurrió, sea sincero.

¿Se le atragantó la lira, el soneto,

la esquirla de un verso descompuesto?

¿O es que ya no quiere ningún trato

Con esta mortal de carne y hueso?

Sobre bardos, bufones y damas airadas (Diálogos Cruzados)

Antes que nada decirle a vuestra señoría que me ha sorprendido su observación, pues hablaba con un cretino y no con vos. Primero me alaba y después me acusa que por espíritu deportivo voy descalabrando los sentidos de cuantos sujetos se me pongan por delante. A nadie he imprecado que antes no se haya merecido con creces mis desplantes, y no viene mal que en ocasiones se despejen los humos que  nublan a ciertos individuos en los reales salones. Nubes tormentosas, nieblas insondables…

 Pero ya que se siente usted ultrajada por la forma de expresarme y tan preocupada se encuentra porque el vulgarismo cale en mi arte, intentaré para que no haya ninguna duda responderle claramente.

Mi muy señora mía, entre las grandes

Figuras de la música os tengo,

No empañemos la deferencia con ego,

Aunque duelos de ingenio sean agradables.

Sonetos querían vuestras mercedes

Y sonetos hasta hartase entrego

Aunque mis letras hagan oído vago

Y en vuestras carnes hagan marcas crueles.

Pues el arte es esposa amante,

Veleidosa las más de las veces

Según esté su ánimo cambiante;

Con ella me esposé hasta la muerte,

Quisiera decir que hay noches dulces

Pero no quiero resultar cargante.

Y ya recogiendo el guante que arrojado

Habéis a mi semblante, sin molestia

Le respondo y sin falsa modestia

Que de inteligencia ando sobrado;

Que mejor uso al espejo ajado

Le doy, que  gritar una y otra impudicia;

Para ejercitar mi mente soberbia

Miles de sujetos hay a mi lado,

Que tan amablemente se prestan

A dejar sus intelectos trasnochados.

No dolerán  mucho las letras que restan

No juraré por si al final le pesan,

Y en vuestra cándida alma anclados

Las palabras de este bardo envilezcan.

Sin embargo, como sabe no soy de los que callen. No lo hago por hastío o divertimento, lo prometo; es ante todo una cuestión de equidad a cada cual lo que se merece, pues ante todo soy un caballero ¿o no le parece?

Perdone que me sonría, mejor no conteste.

Por Thallayn Luorell

Historias de Nohm

Inicio:  De lo que le dijo un Señor de renombre a un cretino (II) (Diálogos Cruzados)

Otros post relacionados:

De lo que le dijo un Señor de renombre a un cretino

Lágrimas al Sol

 Apassionata (X-Ray Dog)

Me iré sollozando al igual que cuando nací,

Con  el corazón en la ribera dorada

En donde luce el sol siempre,

Allá donde Luna bajo las luminarias lo cuide.

Adiós digo desde aquí,

La tierra de sombras me aguarda,

Al destierro que espero

No ha de ser eterno.

Del ocaso que canta a mi alma,

Un réquiem efímero,

Me despido…

del Astro que se oculta tras el horizonte,

Antes de pagar el último viaje a Caronte.