No – Shakira

NO – Shakira

No, no intentes disculparte
No juegues a insistir
Las excusas ya existían antes de ti

No, no me mires como antes
No hables en plural
La retórica es tu arma más letal

Voy a pedirte que no vuelvas más
Siento que me duelas todavía aquí
Adentro

Y que a tu edad sepas bien lo que es
Romperle el corazón a alguien así

No se puede vivir con tanto veneno,
La esperanza que me dio tu amor
No me la dio más nadie,
Te juro, no miento

No se puede vivir con tanto veneno
No se puede dedicar el alma
A acumular intentos
Pesa más la rabia que el cemento

Espero que no esperes que te espere
Después de mis 26
La paciencia se me ha ido hasta los pies

Y voy deshojando margaritas
Y mirando sin mirar
Para ver si así, te irritas y te vas

Voy a pedirte que no vuelvas más
Siento que me duelas todavía aquí
Adentro

Y que a tu edad sepas bien lo que es
Romperle el corazón a alguien así

No se puede vivir con tanto veneno
La esperanza que me dio tu amor
No me la dio más nadie
Te juro, no miento

No se puede morir con tanto veneno
No se puede dedicar el alma
A acumular intentos
Pesa más la rabia que el cemento

Anuncios

Sobre el lado cómico de la muerte

Morí de gravedad – le dijo el hombre con cara de haber dormido poco, abusado del alcohol y los analgésicos -.

– ¿Por una enfermedad crónica? – Le pregunto MUERTE por no hacerle el vacío. En esos momentos las personas podían ser muy susceptibles -.

– No, me tiré desde un puente – repuso con una media sonrisa.

Algunos muertos poseen un peculiar sentido del humor, por no decir pésimo. Aunque MUERTE no tenía, el nunca se moría de risa.

otros post relacionados

Los Cuatro del Apocalipto

Vaya al Infierno a Quejarse


A Nokto (Sombras en la Niebla)

Podría decir que hubo un tiempo que estuve vivo, en el que sentía y las emociones recorrían mi ser como descargas eléctricas: odio, amor, ira, compasión… sí, podría decir que en un tiempo fui humano;  ahora,  lo que ves, lo que tus sentidos perciben es una mentira, una máscara bien construida.

Podría decir que fuiste tú quien acuchilló mi corazón, que aniquilaste mi alma…

Te doy las gracias por ello. Ahora no duele.

KORAKO