Antes del Alba

Ecci Mundi Gadium – Mediaeval Baebes

Blanca caminó por el prado lleno de flores silvestres y hierba. Hacia un día precioso y agradable que invitaba al ocio y al esparcimiento. Se sentó en medio de todo ese esplendor primaveral y recogió unas cuantas flores para hacerse una corona de ninfa. Quedaría bien con su vestido níveo inmaculado de princesa de cuento.

Cuando la hubo terminado se la colocó con júbilo, pero poco duró su inocente despreocupación. Una sombra oscureció la luz por un momento. Fue entonces cuando se dió cuenta de que estaba en un sitio extraño, al que no recordaba haber llegado. Levantó la vista y observó a un gran pájaro, que descendía en círculos hacia ella. Resaltaba sobre el cielo azul celeste.

El gran cuervo se posó a poca distancia. Llevaba algo brillante en el pico, un resplandor dorado. No sabía si acercarse, pero cuando hizo amago de hacerlo, el cuervo lanzó un espeluznante graznido, dejando caer lo que antes atesoraba entre su pico. Batió sus poderosas alas para asustarla. Voló unos pasos más allá.

Ni corta, ni perezosa se acercó a gatas al objeto dorado que yacía en la hierba. Grande fue su desilusión cuando descubrió que era una enorme llave vieja y pesada (no era la de su casa). El cuervo graznó de nuevo y se alejó un poco más dando saltitos.

¿No sabrás por casualidad como puedo ir a casa?– le preguntó al animal; a lo cual respondió ladeando su cabecita- Creo que me he perdido… – Parpadeó sus ojos ambarinos indiferente –¿Me muestras el camino pajarito?

Al ponerse en pie, el ave levantó el vuelo y se dirigió al bosque que estaba a su espalda. Tomó la llave y se la guardó en el bolsillo con rapidez.

Echó a correr pues se estaba quedando atrás. Sin embargo, cuando creía que se le había escapado, al llegar al linde del bosque, lo vio tranquilamente posado en la rama de un árbol retorcido. Daba la impresión de que la estuviera esperando.

Nuevamente abrió sus alas y continuó su camino por medio del bosque.

por Arminda C. Ferrera

Comienzo: El círculo inconcluso

Continuación: El Bosque encantado

Anuncios

14 comentarios en “Antes del Alba

  1. Jummm me gusta, no tengo ni idea de donde está blanca (recemos para que no esté dentro del libro, como Bastian) describes el lugar de forma sencilla y eficiente, como si fuera obvio que las cosas estuvieran donde están 😀
    Nena gutta!! 😀

  2. Kiram… Voy a hacer como que no has escrito lo que has escrito… Porque en mi pueblo eso es una declaración de guerra… Y sinceramente, te quiero demasiado, como para meterte 25 campanillas por el culo, paraluego destriparte y hacertelas tragar 🙂

    ¿Soy por eso una mala persona? Y creo que no 😉

  3. Es que me pudo la emoción del momento… Si es que en el fondo soy un sentimental y soy capaz de lo que sea, por las personas que quiero… Las campanillas sólo fueron un detallito artístico, que me encanta la música 🙂

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s